lunes, febrero 28, 2011

Ure y Arlt


Una cosa que aprendí de Ure (y que es tan así, que no vale la pena aclarar por qué, en qué, ni cómo todo sigue funcionando exactamente igual en el teatro, diez, veinte años después de que él haya dicho esto y producido sus mejores textos):

“He renunciado a la estética para siempre y a los sueños que alguna vez tuve de dirigir en el Colón. Ahora, en mi escuela, no me interesa formar actores. Mi generación se dedicó a la actuación para terminar siendo modelos comerciales. Yo, en cambio, quiero formar provocadores, seres capaces de transmitir una ideología dramática antes que las técnicas de un arte”

La otra frase que quería dejar acá no es de él sino de Arlt, pero la leí al mismo tiempo y tiene que ver con lo mismo, las mismas esperanzas que mantenemos ridiculamente pese a todo, que nos hacen llorar cuando alguien dice cosas como ésta, mirar con desconfianza ciertos éxitos, sentirse defraudado y seguir, seguir escribiendo, seguir pensando, porque nada va a hacernos felices sino es de esta manera:

Perder un sueño es como perder una fortuna, qué digo, es peor. Nuestro pecado es haber perdido nuestros sueños. Sin embargo hay que ser fuertes y aunque uno se sienta cansado decirse: "Estoy cansado ahora, estoy arrepentido ahora, pero no lo estaré mañana". Esa es la verdad: mañana la vida no puede ser esto. Habrá que cambiarla aunque haya que quemarlos vivos a todos.

5 comentarios:

El señor H dijo...

Imposible estar más de acuerdo.

Anónimo dijo...

No, ridículamente no... o quizá sí sea ridículo, pero es el único ridículo que no me hace mirar hacia otro sitio llena de vergüenza, sino más bien bajar la mirada de pura emoción...

Facundo Arroyo dijo...

El nombre de mi blog, www.lacovachadelostiteres.blogspot.com está inspirado en el gran escritor argentino, el más sacado, el más punk, Roberto Arlt. Saludos.

Paula dijo...

Hay que quemarlos vivos a todos

incluso a uno mismo

perdón

NoTe dijo...

Excelente! La última frase es mágica, fantástica, siniestra. Un poco de todo.