lunes, marzo 29, 2010

estamos con ricky

un momento de Verdad

sábado, marzo 27, 2010

La realidad imita a la ficción, sepan disculpar

(Nono, vacaciones 2010)




Era raro verla a Julia así, con ese vestido escocés, la llave de mi casa colgando de uno de los bolsillos y cierto esfuerzo en su tono de voz para normalizar el hecho de que a sus 32 años estuviera asilada en lo de su mejor amiga, yo, y recurriera a esa suerte de look infantil como conjuro contra la depresión. Detrás de ella apareció Cecilia, con una cartera gigante llena de fotocopias, unas chatitas pasadas de moda y la cara con muchas más marcas de expresión que la última vez que la había visto. Esa chica necesitaba una buena crema y una base infalible. Cecilia, tan flaquita, con su pelo negro y lacio de siempre, ahora con algunas canas que se negaba a disimular, venía de ese mundo en donde las cosas se ordenan con una linealidad sorprendente. Era la única de las tres que había sido consecuente con su proyecto de vida inicial y había terminado la carrera de Filosofía en la que, obviamente, conoció a un chico dulce y atento que se entusiasmaba tanto como ella con Foucault y Deleuze y que la iba a buscar a la parada del colectivo cuando volvía de dar clases. Ahora los dos eran becarios del Conicet, tenían su PH a tres cuadras de la estación Los Incas y quince días en las sierras de Córdoba por año les alcanzaba para renovar sus votos de amor. Ahí estaban Cecilia y la vida sencilla en donde los días se suceden según la ley natural. Acá Julia y yo, con la sensación de que estábamos derrapando justo cuando se suponía que teníamos que estar en la cresta de la ola.

De Te pido un taxi

lunes, marzo 22, 2010

Juanfer, un amigodetodalavida y cibernautabizarrodevocación, armó un blog donde rescata por ejemplo esta postal de los 90, y nos conduce a revisar qué es esto muchas veces tan nabo y sutil que llamamos nuestra generación.

domingo, marzo 21, 2010

alguien actualizó su pasaporte


me voy allá. a ver qué pasa por la calle.

jueves, marzo 18, 2010

Hoy pensaba que otro subtítulo para este blog podría ser: "los antibióticos no hacen todo el trabajo".

martes, marzo 16, 2010

dos pibes con aguante

dan un taller de iniciación.
yo iría.

domingo, marzo 14, 2010

Tener 30 años no cambia nada salvo aproximarse al ataque
cardíaco o al vaciado uterino. Dolencias al margen
nuestros intestinos fluyen y cambian del ser a la nada.

He vuelto a despertar en Lima a ser una mujer que va
midiendo su talle en las vitrinas como muchas preocupada
por el vaivén de su culo transparente.
Lima es una ciudad como yo una utopía de mujer.
Son millas las que me separan de Lima reducidas a sólo
24 horas de avión como una vida se reduce a una sola
crema o a una sola visión del paraíso.
¿Por qué describo este placer agrio al amanecer?
Tengo 30 años (la edad del stress).

Días de adrenalina, Carmen Ollé

jueves, marzo 11, 2010



Bueno, parece que los jóvenes actores
toman la bifurcada para perderse en el bosque más oscuro.

Genial, es un motivo tan chistoso
tomarse en serio la muerte
de otros desconocidos.

¡Qué me importa! si no tengo otra cosa
a la que referirme. Simplemente
Heath Ledger
la cagó.

En este momento
debe estar comenzando a joderse en la morgue pálida y llena de sádicos
no más triunfo ni gloria ni conejos ni chaquetas
ni Oscars.


Alguien dice que lo entierren en
Australia, la de tiburones blancos, la de los amorosos y putos koalas
la locura australiana de este ex cowboy gay, ex guasón, ex patriota
cruzó la línea

¿Vendrá Mel Gibson en persona?
No creo que quiera
asomarse a ese hueco en la funda de madera
representante de Jesús
demente en su cruz que dice INXS
él, tan dulce como el culo de una abeja, cuando mira a la
cámara.


¿vendrá Nicole Kidman?
No puede llorar hace meses desde su rostro estirado
los diamantes no lloran y las actrices no lloran
ni paren ni sus ojos azules pueden voltearse
ni oscurecerse
tras la lluvia repentina. No va a venir. Eso es imposible. Estoy seguro. Tampoco va a envejecer nunca.

No viene nadie. Esos son los únicos australianos que conozco.
Nadie viene por el actor.
Nadie da una oración.
Pondrán, dos tipos como yo,
su culo en un cajón y el cementerio tiene pasto o nieve
¡qué mierda! es Estados Unidos, puede estar Batman, dándole la ultima
palada de blanca para joderlo sin que se note
o puede que algún cowboy llore en la montaña como una niña sus veintiocho
años desperdiciados una noche de fiesta en la que nadie quiere morir.



Héctor Kalamicoy
Neuquén, 2008


viernes, marzo 05, 2010

tomorrow people

jueves, marzo 04, 2010

elegantes venceremos