domingo, noviembre 14, 2010

¡El stalker ha vuelto!

Quizás algunos recuerden a Christian Vernal y, si no: acá y acá podrán repasar algunos de los momentos más intensos de autobombo.

Hoy abro mi casilla y compruebo que estaba agazapado. Confieso que tardé unos segundos hasta que dije ¡aaaaaaaaaah! Al parecer, en su tiempo libre leyó en un site una pregunta ("Qué cosas te obsesionan") a la que yo respondía: "Los olores y la posibilidad de que la vida después de la muerte sea eterna. Más que obsesionarme, me da náuseas pensarlo."

Y para salvarme de las brasas, me mandó un mail con su prédica:

109. SURA DE LOS INCRÉDULOS

En el nombre de Dios, el Misericordioso, el Compasivo

Di: ¡Incrédulos!
Yo no adoro lo que adoráis
ni vosotros adoráis lo que yo adoro.
Yo no adoraré lo que vosotros adoráis,
ni vosotros adoraréis lo que yo adoro.
Para vosotros vuestra adoración y para mí la mía.


113. SURA DE “EL RAYAR DEL ALBA”

En el nombre de Dios, el Misericordioso, el Compasivo

Di: Me refugio en el Sustentador del amanecer,
del mal de lo que Él ha creado,
del mal de la oscuridad cuando desciende,
del mal de aquellos seres humanos
empeñados en afanes ocultos,
y del mal del envidioso cuando envidia.


114. SURA DE LOS HOMBRES

En el nombre de Dios, el Misericordioso, el Compasivo

Di: Me refugio en el Sustentador de los hombres,
el Soberano de los hombres,
el Dios de los hombres,
del mal del susurrador* huidizo,
que susurra en los corazones de los hombres
de toda incitación al mal por parte de las fuerzas invisibles y
también de los hombres.

*El “susurrador” es Shaytán (el Diablo, Iblis, Satanás, Lucifer, el
Demonio, el Anticristo…)

(Gracias Christian por el asterisco). Si algo llega a pasarme, dejo esto como prueba.

No hay comentarios.: