miércoles, febrero 24, 2010

Ay dios mío

Leo de reojo sentada en el subte: "A las adúlteras hay que perdonarlas pero sin dejar de señalar la gravedad de su pecado". Miro las manos que sostienen la hoja, son de un hombre, de ellas cuelga un rosario. Qué ganas de desevangelizarlo.

4 comentarios:

Julia dijo...

ese rosario se debe estar prendiendo fuego. pelotudo.

la secretaria dijo...

tremendo

La Maga dijo...

Manos que han sostenido a un rosario, quemaron vivos a millones de personas y exclavizadas a otras.

Los beatos son la gente más violenta que he conocido.

((Excelente post))

La Maga dijo...

Shssssss...(violenta y dormida)

Los dormidos no quieren ser despertados.