jueves, enero 28, 2010

Mirá quién habla

Yo sabía que no tenía que habilitar el canal. Que tenía que poner mi mejor cara apática, lacónica, casi pegada a la ventanilla como si ahí afuera los faroles de la avenida fueran un espectáculo. Pero no, porque me obligó a hacerlo cuando soltó el volante para escribir un mensaje de texto y vi mi cara ya no pegada contra el vidrio sino contra el taxi de al lado.
-Señor, ¡vamos a chocar!
Soltó el celular, la vida nuevamente en su carril, pero el canal quedó habilitado.
-Era mi mujer, que me decía que se estaba por ir a dormir, no sabés qué cómico, hace seis meses nos regalaron una gatita preñada, tuvo los gatos, los regalamos, los castramos y ahora la gata habla.
-...
-Sí, habla, hace miaú, miaú cuando quiere agua fría, hace mamamama cuando quiere dormir en nuestra cama, hace mau mau mau cuando yo piso la entrada de casa, dice miumiumiu cuando quiere que le ponga comida en el plato, nunca pensé que un gato pudiera hablar.
-...
-Eso es por mi mujer, que como está sola le habla todo el día, sabés.

1 comentario:

Julia dijo...

jajaja quéijodeputa.