miércoles, diciembre 09, 2009

Esta mañana, viajando en el venerado falcon de mi padre, vimos a dos taxistas recalentar. Humo blanco y un tipo agarrándose la cabeza en un caso; humo gris y el tipo gritando entre un grupito de gente mirona, en el otro. Dije:

-Uy mirá, se le recalentó el motor, pobre.

Padre acotó.

- Sí. Yo estoy muy metido en esa problemática.

4 comentarios:

cecilia. dijo...

jaja! mi papá siempre tuvo falcon y también estaba bien metido en esa problemática.

mechi me pasás tu mail? tengo que escribirte por un par de cosas!

beso!

cecilia. dijo...

cualquier cosa el mío es subte@gmail.com!

Protervo dijo...

un capo, dan ganas de tomarse con él un rincon famoso con soda.

hildo dijo...

un fenomeno estos comentarios,como respetan la maquina