viernes, octubre 30, 2009

Esto no pasó en Facebook

-Nicolini, ¿no saludás más?
-Ah, eh, ah... J!
-Sí, tu compañerito, ¿te acordás de mí?

(Me acuerdo que mi compañerito J. me daba un poco de miedo: una vez volví del recreo y me había escrito en la agenda una oda a mi inteligencia ¿?. Sí, miedo: a los cinco minutos se hizo gay y se obsesionó con el chico que me gustaba a mí. La competencia se hizo feroz. Resultado: él y yo con corazón partío, el chico que nos gustaba con novia diosa que, me enteré hace poco, se hizo las tetas).

-En qué andás, ¿seguís estudiando química?
-Farmacia, estoy con el tema de magistrales, recetas magistrales.
-Ah, mirá.
-Ahora justo me estoy yendo a un negocio que tengo.
-Sí? Negocio de qué?
-Un sex shop.
-Ah...
-Sí, hago gels íntimos...

No hay comentarios.: