domingo, agosto 30, 2009

De regreso, Mirta

La escena mil veces imaginada: alguien entre cientos detrás de la puerta que divide lo real del paréntesis.
Un relato que comienza por vértices insólitos. ¿Cómo se narran los viajes que ya se acomodaron como un recuerdo?
Girar la llave y comprobar que las cosas no se fueron, sólo cambiaron ligeramente de lugar.

1 comentario:

hildo dijo...

un grande.-Hildo