viernes, julio 31, 2009

No es tan facil llegar a Moscu

Subir a un avion, dejar Madrid, llegar a Roma, correr por el aeropuerto, tomar el bus, llegar a termini, correr por el anden, tomar el tren, llegar a otro aeropuerto, correr por el aeropuerto, pasillos que se parecen a todos los demas pasillos, caras que siempre llegan tarde o que no saben cuando van a llegar, subir al avion, sobrevolar Praga, bajar, correr por el aeropuerto, escuchar lenguas inentendibles, adivinar nacionalidades, mirar diarios con titulos ilegibles, comprar una coca y que la maquina te devuelva chelines, esperar el avion, calcular horas de diferencia, subir, otra vez fideos con estofado, pero con cubiertos de metal, bien, ver el atardecer sobre lo que podria ser Alaska, leer una y otra vez la pantalla, Minsk, Kiev, Moscow, pisar el cuarto aeropuerto en el dia, mirar el reloj, diez y media de la noche, temblar antes migraciones, siempre el mismo chiste con los ex KGB, pasar migraciones, que hasta la rusa se asombre -como en Madrid, como en Italia, como en Praga- que el unico pais del mundo que no necesita visa para Rusia -o casi el unico- sea Argentina, dificil explicar por que, si, rarisimo, mas complicado que si la necesitara, todos tienen que comprobarlo con sus superiores, la rusa no, ella saca un papelito de su cartera y lee, en esas letras que yo no puedo leer, ahi dice Argentina, adentro, estoy adentro, mi hermana tambien, hacerle senias a la chica de la casa de cambio, nos caga con el cambio pero nos explica como llegar al barrio Universitet, ahi nos espera una casa prestada, buen negocio entonces, otra vez tren y despues subte, ahora el vertigo, escaleras mecanicas de 300 metros de altura, la guia hablaba de la monumentalidad de la estaciones, de que Stalin obligaba a los presos politicos a cavar esos tuneles infinitos, pero no avisa del vertigo, me agarro fuerte, me paro de culata, mi hermana canchera se rie, me saca fotos, mis piernas lo unico que sienten es que se van a caer, subte, nos pasamos de estacion, retomamos, simbolos imposibles, como saber que dice, hay que contar estacion por estacion, llegamos, universitet, salimos, es la una de la maniana, esto esta descampado, oscuro, como saber hacia donde ir, solo una direccion en un papel anotada por fonetica, el taxista deberia entendernos pero no, lo repetimos, uno, dos, tres, cuatro taxis, ninguno entiende, ahora un arabe con un 128 tuneado, aca cualquier auto es un taxi, podria ser un asesino serial, pero no nos importa, por senias creemos que nos dice que entendio, no podemos mas, una y media de la maniana, no subimos, no esta tan mal morir en Rusia, exotico, al menos, damos vueltas por un bosque, en el medio, ese edificio monumental que Stalin construyo con la idea de que custodie todo Moscu, desde aca, desde esta colina arbolada, en el medio de esta colina, en algun lugar entre todo este complejo de edificios esta el nuestro, tiene la letra K en la puerta, donde, donde, donde, el taxista arabe, nuestro mejor amigo en este momento, se rinde, frena, grita ayuda ayuda, unos chicos en el camino, do you speak english? gritamos por la ventanilla, desesperadas, YES! la salvacion, la salvacion, se llaman Andrey y Kostia, hablan ingles, tienen dos autos especaculares estacionados aca, en el predio, son fanaticos de los autos alemanes, nos diran despues, buscan en sus mapas, en su gpc, donde esta el edificio K, donde, hacemos traspado de txi a MBW negro de coleccion, en el asiento de atras tiene un reno de peluche que se llama bambino, lo compre en italia, dice, pero es nena, no nene, entonces deberia llamarse Bambina, le decimos, nos da charla en un ingles basico que para nosotras es como el idioma salvador antes de la ira de Dios contra Babel, estudia ingeniera nuclear, creemos que dice, seguimos dando vueltas con el auto hasta que ahi aparece, la veo, pintada timidamente en el frente de un edificio bellisimo, la K, la Ka, la K!

Ahora estoy en la Plaza Roja: valio la pena (aunque el edificio que enfrenta a la tumba de Lenin se haya convertido en un gran shopping de luxe)

6 comentarios:

Pomez dijo...

www.verdadesdelprogre.blogspot.com

Pau dijo...

guauu!

la niña z dijo...

jaja groso, hace muuuchos años anduve por polonia/ucrania y les tuve miedo a los taxistas y me desesperé y eso que yo por lo menos sabía leer las letras en cirílico, pero igual

de día todo se hace más fácil

Dante dijo...

qué buen rollo

Julia dijo...

Qué ritmo!

Tita dijo...

Me encantó lo del edifico "K"...y que el edificio frente a la tumba de Lenin sea un shopping!
genial!