lunes, mayo 04, 2009

la buena vigilanta

Usa una trenza hasta la cintura y la mayor parte del tiempo está tomando café y mate con los comerciantes y vecinos de la zona. A veces va y saluda al perro de los chicos de la casa de computación y se pasa la tarde en el negocio. Sino va al kiosko donde se juntan dos porteros, el tipo raro y grandote del edificio de enfrente de mi casa y se queda ahí, escuchando, haciendo algún comentario. A veces la veo en la esquina con el semi linyera semi rengo que se quedó a vivir en esta cuadra. Muchas tardes charla con las chicas del blockbuster. Pero su amigo predilecto es el gay maduro que siempre usa camisa de bambula y pelo largo, con él puede estar horas parada en la esquina como si nada, él con las bolsas de comprar en la mano.
Una vez salí re sacada de mi casa, en piyama, porque estaban con una sierra eléctrica dando chirridos insoportables los del primer piso. Le hablé por primera vez en mi vida para preguntarle si no estaba prohibido que hicieran ese ruido un sábado a la tarde. Me contestó:
"Ah, ni idea. De última llamá a la policía"

4 comentarios:

Lu ♣ dijo...

hablas de tu portero?

Funes dijo...

No sé por qué siempre que leo tus posts mi cara tiene una sonrisa dibujada y de a poco se va agrandando.
Al final de éste me cambió a una completa y olorosa cara de trasero.


No sé... ¿qué será?

Slds

mercedes dijo...

pero Funes, ella ni siquiera se considera policía!

I.Medaglia dijo...

Aquí estamos, para servirle. Usted llame al 911, que ya hemos lidiado con motosierras.

Sinceramente,
I.Medaglia