jueves, marzo 05, 2009

hay una silla que mira al mar
estuvo a la intemperie toda la noche
si me sentara sobre la lona húmeda tendría que pensar
cosas como
hubo un día en el que quise correr hasta la estación
y no pude
ahora tus palabras se parecen a estas olas
rompen en la orilla con pretensiones
pero sin fuerza
algunas frases no se dicen en serio:
"esperemos hasta que pase el maremoto".

No hay comentarios.: