martes, marzo 03, 2009

Banda de sonido de Autobombo en La Feliz

Nos recibió el anuncio de Mateiko (¡sigue vivo!) que su gran amigo Julio Iglesias aparecería, en sólo unos segundos, en el escenario. Y así fue, una hora y media de Julito en nuestros oídos. Beneficios de tener departamento frente al mar (y al escenario de Mateiko). El musicalizador de nuestro bar de cabecera (Ivo Cafe, tiene wi fi y unos mozos re chongazos) no se queda atrás: pasamos de Ismael Serrano al Bolero de Ravel o Para Elisa en versión flamenco. Pero los CDs que dejaron mis abuelos al lado del equipo lo superan todo: Charles Aznavour -en castellano- y Maurice Chevallier.
Realmente, esto es una joda loca.

6 comentarios:

Protervo dijo...

tomate una piña colada.

Héroes anónimos dijo...

american.... club!

Anónimo dijo...

una pregunta importantísima: ¿llueve? si la respuesta es sí, andate hasta la boston y comprate unos borrachitos. alegría garantizada. te dura quince minutos, pero ¡serán quince minutos gloriosos! que yo sepa, los borrachitos de la boston son el antídoto antimateiko más fuerte que tiene mar del plata. igual, seguro ya lo sabías.

Miri

lola dijo...

Nunca comento, pero me quedé pasamada... Mateiko sigue vivo?
Ya lo decía yo, qué injusta que es la muerte...

Y si llueve, además de borrachitos, churros de Manolo, de dulce de leche, calentitos.

Mutis por el foro.

mickey rourke dijo...

1 churro y una cerveza!

mercedes dijo...

alto: quien sabe lo del "churro y la cerveza"?