miércoles, enero 28, 2009

La escena es una cacería, un ciervito parado en dos patas mientras un hombre toca una trompeta y otro le apunta a la frente. En la imagen congelada, ciervo y cazador están pintados con los mismos colores. Un detalle que debe haber notado el animal: hace tiempo que perdió el miedo.

1 comentario:

Danixa dijo...

oh, so nice.

(me gusta el link de Fausto, jejeje, idola)