domingo, diciembre 07, 2008

Nocturno sobre Carranza

Anoche conocí a los graffiteros del pasaje Carranza. Vi cómo, en segundos, llenaban una pared que esa misma mañana había sido lavada con solvente. Uno de ellos era zurdo, y yo estaba ahí, y les hablé, les dije que todas las mañanas me preguntaba quiénes serían los incansables graffiteros del pasaje Carranza. Les gustó el título. Hoy somos ocho, dijo otro, pero hay más, somos muchos más. Me escoltaron hasta la salida y, de paso, dejaron otra marca más en la pared de la estación de tren. Y yo me sentí feliz, casi como aquella otra noche, cuando tenía 5 años y vi una sombra en la pared de la habitación: estaba segura de que eran los Reyes Magos y que yo los había descubierto.

1 comentario:

Franky dijo...

JA! yo vivía a 2 cuadras de ahí y usaba siempre el subte pero no estaba grafiteado... Ahora me mudé a unas cuadras pero ya no viajo. El otro sí viajé y lo vi todo pintado y fue un flash! Mandales saludos de un vecino.