lunes, octubre 27, 2008

Vecina de tacones cercanos

No, no es con los de al lado. Es con la de arriba, la de lo taquitos. Anoche soñé que se me clavaban en la frente y que, desesperada, subía a su departamento y la veía. ¡Pero estaba en pantuflas! Esta mañana, cuando me desperté -con el ruido de los tacos- me decidí: deslicé una nota por debajo de su puerta donde le decía que mi felicidad o no felicidad dependía de sus pisadas. Así, poéticamente: opté por la vía enternecedora. La nota la tenía preparada desde hacía más de un mes. Ojalá esta sea la primera noche sin tacos.

5 comentarios:

Irvine dijo...

muero de ansiedad por saber el fin de esta historia, aunque recién empieza por lo que veo. Mantené al tanto de los acontecimientos de tacones cercanos.

naturline dijo...

Fantástico blog me gusta me ha aireado mi imaginación y pensamiento estancado, muchas gracias por su edición con tan buen gusto felicidades, reciba un abrazo.

La Criatura dijo...

Seguro que para Freud los tacos son falos.

(Qué lindos los comentarios de Naturline... en cualquier momento me compro el "Kamasutra Oil of Love Original")

Dante dijo...

y? hubo?

Juzeppelin dijo...

Yo tengo vecinos que escuchan musica todo el dia, es mas no se que se les habra cruzado por la cabeza en el momento en que compraron "microfonos", o sea no solo tengo que escuchar su monotona musica sino tambien sus espantosos alaridos. Gracias a Dios que solo lo hacen los viernes, oh! mañana es viernes!! god!!

salutes...