viernes, septiembre 26, 2008

Y ahora están repavimentando la calle, la minúscula cortada donde vivo, hay obreros de naranja tomando coca, rompiendo con picos, máquinas y camiones neumáticos taladrando toda la cuadra, el tránsito está cortado y para salir hay que ir a los saltitos, no apoyarse contra nada, llegar hasta Rivadavia y si es de noche mirando para el sur, parece que hubiera estallado la bomba. Y esa sensación de que todo está en obra permanente, los del tercero golpean los del primero demuelen, la obra que hubo durante meses en mi casa, antes de que los paraguayos se dieran a la fuga, el paisaje que siempre es cemento, escombros acumulados, y naranja fluo, golpes, y dificultad para dormir, el paisaje siempre es la obra, de obras escribo también, todo está por terminarse pero no veremos ese final, el paisaje son los escombros y en el medio una chica.

2 comentarios:

Sybil Carpenter dijo...

Es TAN así!

La campeona de nado dijo...

me encanta Mechi!, leelo el mier.

Besote y amor.