lunes, septiembre 01, 2008

En boxes

Él dice que siempre supo que yo no quería chonguear, yo no le digo que alguna vez le dije que no quería chonguear y que él me dijo por qué con otros sí y conmigo no, yo le digo que lo que importa es que decidí ya no chonguear, él me dice que le parece sano.

Después con mi ex roomate nos preguntamos cómo hacer para conocer a alguien sin la presión de que tenga que ser the one pero con la expectativa de que lo sea.

En definitiva, cómo hacer que los treinta, o casi treinta, no se vuelvan un lugar común.

4 comentarios:

Princesa Letra dijo...

¿así?
http://enjoythecontradiction.blogspot.com/2007/06/el-parche-o-el-vacio.html
saludos desde coyoacán,mex.

blessed dijo...

podés dedicarte a chonguear con las galletitas ópera

Bola Ocho dijo...

Dificil que el chancho chifle.

Anónimo dijo...

los 30 se vuelven lugar común igual que lo fueron los 20, sólo que los 20 se pensaron que no lo eran. Cagarse en todo, por generalizar un poco la década, también es un lugar común. La única diferencia es que si la hacés bien y relajás, a los 30 ya ni te hacés la pregunta de si hay que ir o no contra la corriente, el lugar común deja de ser un susto y un pavor, porque a eso no le escapa nadie. Creo.
ff