miércoles, septiembre 24, 2008

El placer

De entrar a oscuras a la cocina a las dos de la mañana, mirar las violetas de los alpes del balcón que de noche se estiran y pensar que en la heladera, al menos, hay dulce de leche.

2 comentarios:

Franky dijo...

Está hablando del Fasooo.

Tomás en Shorts dijo...

a full, sobre todo si el dulce de leche es de los que vienen en frasco de vidrio