sábado, junio 14, 2008

Me acordé

La primera vez que vi una pija erecta tenía tres años. Mi mamá me había llevado a la salita del barrio para vacunarme. Había paredes amarillentas y un delantal blanco, debería ser el de la enfermera. Los recuerdos de los tres años son pocos, a veces inexistentes. Pero si perduran, tiene una intensidad incomparable, como si se fijaran en la retina en bruto, sin ningún tipo de elaboración. No me acuerdo de la aguja ni del olor del lugar pero sí de la pija. Mamá intentaba taparme con su brazo, con un bolso o con un abrigo. Pero yo logré correr la cara y verla: el color fue lo que más me llamó la atención. Era oscura. Me pareció sucia, horible, peligrosa. No me acuerdo cómo era el hombre pero sí de esa pija, que era de un hombre que estaba tirado, temblando, que había abierto una puerta y ahora estaba en el piso. Yo lo vi abrir la puerta con los pantalones por las rodillas. La pija estaba ahí, primero en una de sus manos, después en el piso, como el hombre, y nosotros alrededor, y mamá queriendo taparme los ojos y yo viendo eso.

El hombre había tenido un ataque de epilepsia mientras hacía pis. Eso me contó mi mamá muchos años después. Es raro, nunca me impresionó la epilepsia.

6 comentarios:

jose dijo...

Trauma police

lowfirocker dijo...

qué poca onda que tiene Radiohead

Angelus dijo...

Epilepsia = ereccion? Quiero decir, durante el ataque de epilepsia, viene una ereccion? O el tipo en vez de meando estaba meneando? Me confunde!

virginia slim dijo...

Has recorrido un largo camino, muchacha.

guaz licuado dijo...

y tu mamà pensaba: "que ese señor trate de concientizar la zona y que la afloje dàndole la orden"
Me encantòò`!!

Anónimo dijo...

Nicoleta, eso es lo que se llama "recuerdo encubridor"... TAP