jueves, abril 24, 2008

doctrina

Mucho té, algo de café, mate en los momentos claves, sanguchito, tostada con mendicrim, violento alfajor de chocolate, de pronto es preciso sacarse un pelito de la ceja o ponerse un joguin más abrigado, o algo arriba de algodón. Obsesión por los olores que circundan, sahumerio, hornito, combatir el humo como se pueda, todo en pos de armonizar lo que no puede armonizarse de por sí. Hay un disco de El mató a un policía motorizado nuevo que musicaliza los recreos cuando salto en un pogo unipersonal que tiene lugar en el living, la vista está cansada, recuerda los días en que se veía gente amiga sentada en estas sillas, pero todavía faltan algunas semanas más.

5 comentarios:

Pablo U dijo...

Lindo blog!. Voy a entrar todos los días.

Saludos.

el genio feliz del hogar dijo...

para mì no falta nada, està buenìsimo asì

mercedes dijo...

oh eso era un poema muy lindo de... WCW?
no recuerdo

chino dijo...

ah, el estudio, qué patada en los huevos.

chino barrales dijo...

GRACIAS EL MATÓ A UN POLICÍA MOTORIZADO