lunes, enero 28, 2008

terrores justificados

Era una especie de rottweiler pero color caramelo. Me quedé absorta mirando la boca gigantesca, carnosa y completamente rosada que tenía, los labios, las encías, la lengua y hasta los dientes de ese tono. Yo salía de mi casa tranquila y a escasos metros de distancia estaba él, paseando pesadamente con una chica rellena. El perro debe haber sentido el respeto que le profesé porque se detuvo dando un tirón a la correa de su dueña y me miró fijo. “Vamos gordo”, suspiró la chica. Siguieron caminando. Yo ahora iba a decir algo así como “Vi la muerte esta tarde”, pero es demasiado. Solo voy a decir que no entiendo como puede haber personas que eligen vivir con un ser con el que puede llegar a darte miedo levantarte para ir al baño de noche. Y eso que yo he tenido cada novio.

4 comentarios:

Lunita dijo...

a usté al menos le da miedo. Lo de esa chica era resignación...

Danixa dijo...

juas, mh, me hiciste videoclip con el parrafito: te juro que vi la escena entera y hasta escuché tu voz narrandolo, la parte editorial, ponele. Oh. Repito el juas y aplausos totales para ese final, oh, que remate.

mercedes dijo...

Lunit: estoy tratando de decifrar que tenes en la mano en esa foto...

Danix: gracias querida.

Nico dijo...

autobombo

http://myspace.com/grupomusical

o.O