sábado, diciembre 29, 2007

La paciencia de la araña

Teresa toca el timbre y en las manos, un mini pan dulce para mí, la vecina enemiga de su hijo. Teresa quiere ser mi amiga, así que como el pan dulce. Odio el pan dulce, pero lo exige la estrategia de la guerra. Van tres días sin La Renga. Te espero, agazapada.

1 comentario:

Molina dijo...

feliz año, chicas