lunes, noviembre 26, 2007

reunión de consorcio

En mi mente figura desde hace una semana como “de sumario” y no hay forma de que la recuerde de otra manera. Cuando llego –tres minutos después de la hora pautada- está cerca de convertirse en una batalla campal entre propietarios y administrador. El tiene en la mano una bolsa de Christian Dior, es un ancianisimo tránsfuga con rasgos de actor de Hollywood, pero que dice “arreglemoslon” y “quedesen tranquilos”. Cómo envidio a esa señora de nariz demencial y completa conciencia práctica que recuerda datos muy específicos sobre el trabajo del último albañil, hace reclamos comprometedores y toma notas para el acta. Yo, sólo para no estar callada todo el tiempo, digo: “Sí, el plomero le puso pastina a los cerámicos y quedaron como si le hubiera pasado con marcador fluo". Ellos me miran por un segundo y reanudan la discusión en serio.

4 comentarios:

nicoleta dijo...

Muero por tener reunión de consorcio pero en mi edificio se hacen los sotas!

mercedes dijo...

nicol, serías la reina de las reuniones de consorcio de tu edificio, claramente...

Terra dijo...

Disfruté la intervención de ese segundo.

mercedes dijo...

hola terra