sábado, julio 07, 2007

a nosostros que nos hace felices un plato de sushi
pagado por el hijo gordo del embajador que viene a saludar
y mira la etiqueta del vino y calcula el porcentaje
de la erogación a cambio de algunas líneas simpáticas
en la revista política o que al menos no se mencionen las
gotas de transpiración que caen más ágiles que sus respuestas
calma: todo bien acabado.

hay plata y tiempo para irse de vacaciones pero te dormís
me duermo y en el minuto previo a la vigilia despunta
la certeza como una tijera que no se anima a cortar ese
pedacito en el que no soy novia ni amante sino más bien
una profesional de la evocación: el mismo oficio de pensar
que las palabras del hombre que no necesita cogerme alcanzan
porque alguna vez me prometió un fin de semana en la costa.

5 comentarios:

Danixa dijo...

Que bello, Nico: ni una coma y sólo punto aparte y final.

Este elogio no es desmedido, tiene fundamento.

paula dijo...

qué bella prosa, nicolé

EmmaPeel dijo...

me gustó mucho doña

lenguaviperina dijo...

al fin poemas interesantes en un blog!

Naranjadas dijo...

vos sos una evocacion a la mismisima belleza........;)