miércoles, junio 06, 2007

Otro sueño entre el insomnio

se sienta en una reposera de esta casa sin sillas
ni sillones ni muebles con marcas de lugares
previos y no pregunta por la obsesión de reposar
en el gusto de otros ni por qué elegí el verde
si siempre supe que sería verde que no apoye
el respaldo en la pared nueva ni diga que se arrepiente
en su repetción de estamos bardeando con esa forma
de decirlo

no va a sonar el timbre porque es tarde
la peluca amarilla que nunca sirvió de disfraz también
fue mudada y ahora lleva una gorra de tenis
nadie juega al tenis acá ni hay planes
por qué él está en la reposera es lo mismo que explicar
la pantalla rapaz de cada noche iluminando un plato
un vaso y el té de después a veces dos platos pero sin ganas
mira: este es un balcón sin vista
no había otro

sigue: la colcha violeta reemplaza la reposera y esta estufa
que no calienta pero transforma el lugar en
una roca primitiva iluminada a pesar de que faltan las líneas
de alguna historia
ahora todo es blanco: las paredes y el placard
del otro lado el agua del vecino corre por un hueco
que nunca acaba y no logra llenar el espacio a pesar de mis golpes
contra el material son las tres de la mañana y hace cinco días
que acá no se puede dormir.

2 comentarios:

Danixa dijo...

pega raro el armonil, ¿no?

Verónica Cento dijo...

Vengo de por allá, y caí precipitadamente a este lugar...lo bueno es que encontré buenas cosas, como por ejemplo, este poema.

volveré de nuevo;)

Saludos