domingo, febrero 04, 2007

Bloody Sunday

El aire luz tiembla entre gritos de la conch la conch y alaridos de mujeres que de día venden ceviche y ahora gritan más fuerte y más fuerte mientras el vecino del cuarto se asoma y me pide un teléfono prestado, un aparato, porque se le acaba de romper y yo que no, que tengo uno sólo, y que mejor no llame a la policía, que por ahí son ilegales y les cagamos la vida, pero qué sí, que hay que llamar, por suerte se calmaron, mirá, ahí se calmaron, trato de convencerlo, mientras un portazo hace vibrar el vitraux del pasillo y un sos huevón, sos huevón retumba en el huecho del ascensor, entonces bajo y ahí están en la escalera tirándose de los pelos, no se entiende nada, no entiendo nada, o sólo entiendo que se están matando, una mujer, dos mujeres, tres, contra otras dos, y hombres, algunos hombres alrededor para separarlas y una señora, la madre de alguna, parece, que me dice llame a la policía, llame que se van a matar, y yo me quedo paralizada, con las ojotas trabadas, pero llame, señorita, rápido, y me quedo mirando, no puedo, y todo sigue en la vereda, la tetona se pone el casco de la moto y se lanza a pegarle a la otra, la de remera celeste, y esos gritos que no se sabe qué dicen, y los del restorán mirando, y yo sin llamar a nadie, y al final todos se van, una bandita para el Centro, la otra para Once. Y siguen gritando. Nadie sabe por qué.

2 comentarios:

JYL dijo...

Recién te descubro.. será esa manía mía de llagar tarda a todos lados y a todas las cosas. Como tengo poco tiempo me tomé la libertad de copiar algunas cosas tuyas en el word y dejarlas para cuando el reloj me regale al menos 10 minutos.

l>S>D>A dijo...

Leyendo este blog me doy cuenta de lo poco interesante que es mi vida.