viernes, enero 26, 2007

Una mañana sencilla

Me levanto y me alegro porque está un poco nublado, un poco ventoso, y se fueron todos y eso me gusta y ando en bikini por la casa y prendo el horno para las tostadas y lavo lo que quedó del asado de anoche y leo el diario y navego por páginas antes invisitadas y me entero de lo que le dijo Oswald a su mujer antes de matar a Kennedy ("seguí durmiendo") y dejo de retener cualquier otro título matutino y tomo té y como las tostadas con queso dietético porque me andan diciendo gordita y camino por el jardín y planeo regar las plantas en unos minutos. Hay mañanas en las que me encanta mi trabajo.

No hay comentarios.: