miércoles, enero 31, 2007

La Pedrera

volví a la ruta pero de tarde
no son álamos ni abedules qué tonta
la luz se cuela a la hora de las fotos
y no es lo mismo hablar de autos o
de la ciudad que nunca nombro
que de la infancia reventada por
el fracaso de otros y que me pongas
la mano cuando acelero con miedo
hoy veo el pasto naranja y el correr
metalizado de los que regresan y me
digo no voy a revelar operaciones mentales
de un ahogo que se impone

las mariposas que ves estrelladas
ni siquiera llegaron a vivir un día
y no te hagas
yo no sabía que iba a escribir de esto.

2 comentarios:

sol dijo...

hermoso.

una clara dijo...

sí, es hermoso.