lunes, febrero 27, 2006

Ya bien lo dijo Leonard Cohen

There ain’t no cure for love
There ain’t no cure for love
All the rocket ships are climbing through the sky
The holy books are open wide
The doctors working day and night
But they’ll never ever find that cure for love
There ain’t no drink no drug
(ah tell them, angels)
There’s nothing pure enough to be a cure for love

(claro que en su voz cavernosa suena mucho mejor)

Sería buenísmo

¿Existirá algo así como una Clínica de Rehabilitación Amorosa a donde ir cuando las “malas experiencias” se convierten en un hábito?

viernes, febrero 24, 2006

Viernes 3 AM

La noche se seca repentinamente.
Los vidrios están limpios.

El televisor se quema,
El teléfono se rompe,
Y yo,
Me voy a la cama vestida.

jueves, febrero 23, 2006

NS/NC

En estos días en los que ando más pispireta que de costumbre y que la soltería se volvió un valor agregado y que las polleras se me vuelven cada vez más vaporosas, alguien me preguntó cuál era mi drama. No respondí.

martes, febrero 21, 2006

Michael y yo

Tengo un amigo motoquero. Es muy bueno tener un amigo motoquero. Se llama Miguel pero le decimos Michael. Nos parece que pega más con su musculosa y su casco colgado del brazo. Michael me cuida. Lo sé porque hace unos días pasé por uno de los tantos bulevares de nueve de julio colonizados por la comunidad motoquera, y me preparé para recibir con ascetismo las demostraciones de amor callejero de siempre: "mami" "qué boquita" "juiiijuiiiuuu" (esta se supone la onomatopeya del silbido), y cosas así. Pero no, porque no bien uno (el chico "Mensajería Urbana") amagó con lanzar alguna frase ingeniosa, Michael lo paró en seco: "Tranquilos muchachos, a ella no le dicen nada, es mi amiga". Y así pasé, frente a ellos, como una reina intocable. Y así paso, cada tanto, sin temor, porque Michael me cuida. Y me imagino, un día de estos, con mi moto a toda velocidad por la nueve de julio, escoltada por los muchachos, que van formando una ve a cada costado, como la reina de los motoqueros. Es así, si sos amiga de los motoqueros, nada malo te puede pasar.

PD: Acaba de entrar Michael a la redacción. Me trae un regalo sorpresa. "Recién fui a buscar entradas de prensa de Los Rolling y había una para vos y te la traje, ¿ sabías?". Michael, un angel de la guarda.

domingo, febrero 19, 2006

Hitchcockiano

Dos, pero con camiseta de Boca. El piropo es un fundido encadenado:

- Qué boquita

- Pero qué linda que sos

- Qué sonrisa bebé

(Y la frase inspirada)

-Estás para el crimen

Honestidad estudiantil

Sid dice:
ayer estba re embolada a la tarde y miraba cada 5 min los mails

Sid dice:
que resistencia a estudiar che!!

Julieta dice:
tenemos que hacer el top 10 de las cosas que uno hace para evitar estudiar.

Julieta dice:
1. prender la compu

Sid dice:
2. mandar un mail, para tener excusa para "esperar respuesta"

Julieta dice:
3. chatear o postear comments en blogs

Julieta dice:
4. comer

Sid dice:
5. Preparar mate, cafe, te, 3 veces cada cosa, alternadamente

Julieta dice:
6. hacer ejercicios de respiración

Julieta dice:
7. Ir a comprar apuntes y deambular por la facu

Sid dice:
8. Encontrarse con un compañero y ponerse a charlar dos horas

Julieta dice:
9. pensar en el último boludo que te cruzaste en la semana y te enamoraste

Julieta dice:
10. dormir la siesta porque ya la cabeza no te da más

miércoles, febrero 15, 2006

Noche de I chin (I chan)

L, la pitonisa


BB, a la espera del dictamen

GG, L y Nicola, analizando mutaciones

Desayuno en Once's

es la tostada que se cae
la tostada con queso crema
sobre la pierna
sobre el pijama
el dedo que es cuchara
y se lleva el queso crema
a la boca
el dedo que tocó puertas
papeles collares
otros dedos
removió polvo aplastó
mosquitas
contra vidrios
humedeció cosas
ahora está con
el queso crema
en mi boca.

martes, febrero 14, 2006

Nocturna reflexión

Después de que un borracho me llevara puesta en la esquina de Córdoba y Gascón y me gritara "¡puta!" en la cara y después de estar una hora veinte callada, pensando en las razones del choque, del borracho, de mi propia excitación infantil corriendo por avenida Córdoba, de las por lo menos cuatro conversaciones diferentes que entablaron mis amigas durante ese tiempo, y hasta de la tortilla española que me pedí, pude articular la siguiente frase:

Siento que la realidad me golpea.

Menos mal que nunca me tomé demasiado en serio la idea de ser una intelectual. Nunca hubiera podido abrazar el pensamiento especulativo.

Metatextualidad amorosa

Hoy es San Valentín y con Betty no postiamos nada. ¿San Valentín? ¡Qué fantochada! (Confieso algo digno de tusecreto.com.ar: me fijé en los clasificados de Clarín si algún mensajito podía coincidir con mis coordenadas. O sea, me fijé en los mensajes con todos mis apodos posibles. Me gustó uno que lo firmaba Rubén. Malésemo).

lunes, febrero 13, 2006

En la cartera

"Es importante que encuentre una mesita para el televisor". Es sábado a la tarde, el resto del mundo debe estar en una pileta pero yo salgo hacia el paseo del mueble -gracias a Ibarra la avenida Belgrano entre Jujuy y Entre Ríos tiene un nombre elegante-, mentalizada con esa suerte de frase cuasi existencial para alguien que se acaba de mudar y tiene la mitad de su capitalización en cajas. Entro y salgo. Entro y salgo. Oh por dios, a quién se le ocurre hacer muebles tan feos: mesas laqueadas como las que regalaban en "Seis para triunfar", sillas que podrían ser parte del vestuario de Moria Casán... Entro y salgo. Entro y salgo. Sigilosa. Soy de las que prefieren mirar sin que le hablen, recorrer el local sin que le pregunten y en lo posible, salir sin que la hayan visto. "Disculpe, ¿esa mesita cuánto sale"?. Pero ella no me escucha, está concentrada frente a su espejito, examinando su bozo. "Es terrible, ¿no?, la pincita de depilar es un vicio", le digo como para no sacarla de clima.
-Ahhhh, sí, viste cuando te pasás el dedo y sentís que te está creciendo algo duro?
-Es desesperante, y peor cuando no tenés la pincita a mano, estás todo el día tocándotelo con los dedos.
-Yo a veces pruebo arrancarlo con las uñas, pero no se puede.
-Nooo, además te queda todo colorado. Yo tenía una amiga que se ponía frente al televisor con la pincita y podía pasarse horas sacándose pelitos, ¡y lo hacía sin espejito!
-Qué bárbaro, eso es todo un arte. En fin, siempre hay que tener la pincita a mano. Disculpame, ¿buscabas algo?
-No, no, gracias.

jueves, febrero 09, 2006

La cena

Mi abuela dice que tuvo que cambiar de podóloga por culpa del mal de ojo. Dobla en cuatro el papel del alfajor que se acaba de comer de postre y cuenta, mirándola a mi mamá: "Vos sabés, nena, que cada vez que iba a la podóloga, que se llama Marta como yo, pero Marta sin "h", ella empezaba a bostezar. ¡No paraba de bostezar! Hasta que un día me dijo 'Ay, señora, yo no la voy a poder atender más porque usted está ojeada y eso me da sueño', y entonces trajo un vaso de agua y el sueño se le pasó. Pero yo cambié de podóloga, claro".
Mi mamá la escucha, dice qué barbaro o algo así, le ofrece otro alfajor, mi abuela le dice que no puede comer más porque es veneno para sus 82 años y me mira: "¿Vas a terminar ese durazno que dejaste ahí?, porque es una pena tirarlo....". Entonces yo le cedo ese durazno que no iba a terminar de todos modos y escucho que mi hermana también está contando una historia de ojeados y curanderas a distancia en la otra punta de la mesa (ella prefirió mandarina de postre). "Pero mi historia del sapo es mejor -interrumpe mi abuelo- tu papá la sabe, él me llevó a una casita en medio del campo para que me curaran la culebrilla".
-¿Se acuerda, Juan Antonio? (aparece mi padre en escena, que en 27 años nunca tuteó a mi abuelo)
-Impresionante, me había agarrado culebrilla en un párpado, muy doloroso... y fui a este hombre, ¿y saben qué hizo? me puso un sapo sobre el ojo....
-¿Y se te curó? (la que pregunta es mi hermana más chica, que creo que es la única que no conoce la historia)
-¿Podés creer que al tercer día estaba perfecto? Además, me mostraron el sapo... ¡había quedado seco!
-Seguro que siempre muestran el mismo sapo seco (éste es mi hermano, el escéptico -así lo llamamos en la familia: se declaró ateo a los siete años).
-No, no, esas cosas pasan. Acordate, gordo -le dice mi mamá a mi papá-, de la historia de Tita: es increíble. Tita tenía 21 berrugas. La cuestión es que se estaba yendo de viaje en barco y le dijo a la madre que le dijera a la curandera del pueblo que tenía 21 berrugas y que por favor se las curara mientas ella viajaba. Cuando volvió de Europa se le habían caído todas las berrugas menos una ¿y saben por qué? Porque la madre en vez de decirle a la curandera que Tita tenía 21 berrugas, le dijo 20. ¿Ves que esas cosas pasan?
-Lo que yo no entiendo es quién me habrá querido ojear, porque dicen que el mal de ojo es el mal deseo de alguien, la envidia de alguien -comenta mi abuela, casi consternada, y agarrándole la mano a mi abuelo- ¿Me envidiarán mi marido de 85 años?

martes, febrero 07, 2006

Mudanza (pero sigo en Once, gracias a Dios)

Entonces sucede que no sólo cambié de roomate, y de Chino, y de verdulería, y de línea de teléfono, y de vecinos, y de vista desde mi ventana, y de sonidos nocturnos, y de taza para el desayuno, y de techo para el insomnio, y de colectivos a la madrugada, y de universo como dice Betty, y de ronroneo de la heladera, y de mañas de la cerradura, y de lugar para colgar las bombachas, y de lugar para perder las ojotas, y de lugar para perder el control remoto, y de frasco para poner las galletitas, y de sillón para desparramarme. Sucede que también cambié de lado de la cama. Ahora duermo de la derecha, algo corrida hacia el centro, algo atravesada también.
Ah, mi new roomate, la chica de los pijamas, bien sabe cómo contar de que se trató todo este movimiento.

Contraindicaciones

Este resfrío de verano, esta cara de perro mojado en el espejo te la dedico. Dos líneas de moco me corren desde la nariz hasta el labio de arriba y las chupo. En la boca, parecen lágrimas.

lunes, febrero 06, 2006

Piropo III

Él, con su casaca verde, los músculos de los brazos tensionados, las bolsas de basura en la mano, la mirada afiebrada, las transpiración en su frente. Ella, con su vestidito floreado de domingo, los brazos algo bronceados, las bolsas del súper en la mano, la mirada perdida en alguna vidriera de ese barrio nuevo. De pronto, el encuentro: "Por vos daría hasta la vida... sin pedir nada a cambio". ¿Nada? Y ella no supo qué pensar.

domingo, febrero 05, 2006

Departamento 8

acá estoy
en casa nueva
debería decir algo

debería decir algo
bueno
acá estoy
en casa nueva
bien
muy bien.

sábado, febrero 04, 2006

Like a cumbia

Atiendame señor verdulero
Yo necesito abrirme la garganta
Yo quiero que la naranja pase
Y me cure
La sinusitis, la faringitis
El vitiligo, el pie de atleta
Atiendame señor verdulero
Yo solo quiero comprar naranja
Yo quiero cortarla al medio
Abrirme la garganta.

viernes, febrero 03, 2006

Mapa

este es mi cuerpo
una capa fina hoy cobriza
músculos duros que se rezagan
una pierna
el recuerdo de otra
y curvas que no se ven
sino en el reflejo
que puede no serlo
curvas y un hueso sagrado
sacro
que pide salirse
si lo tocan
ah
no por el recuerdo de la pierna
por algún otro
creo.

jueves, febrero 02, 2006

Quiero mi pequeño pony

Como te decía, me escapo del trabajo a las cinco de la tarde porque un jueves, a esta hora, el tráfico de influencias que me da de comer se olvida de mí por un rato. Acá estoy, en el cine, en la tercera fila, porque llegué cuando las luces estaban apagadas -odio eso- y por miedo a darle una apoyadita a un desconocido me fui bien adelante. Acá estoy, te decía, llorando como una recién nacida por esos dos cowboys que mueren de amor el uno por el otro y no se animan. De eso se trata. De morir de amor. Adoro llorar en el cine y después escribir cosas como estas, cosas cursis, digo.

miércoles, febrero 01, 2006

Respiración

escucha los motores
vienen
dentados
corre
se quema la lengua
con el asfalto
mete la cabeza
en el agua
ahí
el silencio lánguido
que suspende
sus hombros
sus cuello
su pelo
hasta que escucha
el silbido ronco
de los motores
otra vez
y mira
cómo caen
por la barranca

de fondo
un cielo sentimental.