miércoles, noviembre 01, 2006

Veo luces raras

Subirte borracha al colectivo que por casualidad es el que te lleva a casa y tener ganas de llorar porque son las dos de la mañana y te acaban de decir que no y te das cuenta de que estás subida al colectivo que te paró en medio de la cuadra porque te vio tan sola y blanca y te das cuenta, te das cuenta de que no tenés monedas y que sí vas a llorar. "Todo se soluciona", dice el chofer y te regala ochenta centavos.

No hay comentarios.: