miércoles, noviembre 08, 2006

Un día en la vida de

Es el sol que les da en la mollera, así decía madre, agarrále la cabecita que no se le cerró la mollera, pero ahora es el sol que les da en la pelada, a veces hablamos de niños y de hijas, de otros, ajenas, pero estos son dos de traje por la peatonal más urbana, por la city, la llaman, que conversan con rayos que rebotan en la piel lustrada y dicen cosas como que es lo mismo hablar de tres mil años luz o trescientos mil si es lejísimo igual, también vi, pero esto de noche y por el Once, a un chico que hacía que cantaba, la música al máximo, y él que se creía Brian Adams y please forgive me, al lado una pareja se besaba, parecía armado, pero era así, la calle lugar común, yo no puedo mentir, como no mentí con el mail de amor desesparado, ya no se escriben canciones, y vos que dijiste que habías entendido, creo que no, dijiste que yo quise decir, mirá lo que me hiciste, yo no quise decir nada, la desesperación no dice nada, sólo se contradice, mañana empiezo pilates, mirá lo que me hiciste.

3 comentarios:

bb dijo...

Yo solo quiero hablar de los bebés de los demás

L>S>D>A dijo...

A mí me ponen muy triste.

henry dijo...

querés escuchar un disco lleno de canciones? escuchá el último de Estelares