martes, julio 11, 2006

Siguen sucediendo cosas raras

Salir por ejemplo de tu casa bastante temprano y que la liga de una de las medias no se te haya adherido bien a la pierna y sentir cómo se va deslizando de a poco por el muslo y no poder hacer nada porque subírtela implica meter las manos por debajo de la pollera y el barrio de Chacarita no es muy amigable para estos movimientos y resignarse, entonces, y llegar a lo de la psycho killer con una media alta y otra baja, y que luego ella termine la sesión diciendo "pero a vos no se te cayeron las medias por él, bah, se te cayó una sola media".

O descubrir que hace una semana que estás anotando cositas en la agenda con dos meses de atraso, es decir, que un día abriste la agenda en mayo y así quedó entonces recibís un mail de Rosendo Fraga diciendo "encantado señorita de escribir para su revista pero lamento decirle que el jueves 10, día para el que me pide la columna, ya pasó".

O llegar al trabajo con mucho hambre pero sin ganas de comer nada en particular y llamar a Junior y pedir el pollo con papas y que digan que no hay más pollo con papas entonces decir, un poco ofendida, bueno, no quiero nada entonces, y llamar a lo de Bruna y pedir calabaza rellena con panaché de verduras y cortar y pensar por qué este chico que me ateinde me dice chau fer si nunca me vio y marcar otro número, el de Jeremías, y pedir capeletis con salsa rosa y a la media hora descubrir que la chica de Lo de Bruna te está esperando con la comida en la mano y la de Jeremías también y no entender nada y que como respuesta tus compañeros te digan "hacete ver".

2 comentarios:

Dorian dijo...

Primera visita al blog. Interesante. Volveré.

SL dijo...

ja! rosendo