sábado, julio 22, 2006

Afterlife

La mujer rota es así: se despierta y pide que por favor le saquen el sol de la cara, intenta hacer un repaso rápido de las frases inconvenientes que pudo haber dicho, enumera a cuántas personas les dijo cursilerías amororsas en el momento cumbre de la ebriedad, busca el teléfono que ahora está sonando, lo encuentra en una caja de empanadas, cree que es su abuela, no entiende mucho qué le está diciendo, vuelve a algunos episodios de la noche, ése en el que, por ejemplo, el vecino se presentó como el vecino del cuarto piso y pidió pasar; mira un charco de vino, se queda mirándolo mientras su abuela sigue al teléfono, aún no está segura de si es su abuela, corta, vuelve a la cama, piensa qué buena noche, y pide los tres deseos que olvidó pedir: que me llame el hombre de mi vida, que me llame el chico que me gusta y ése otro que nunca va a llamar. Uno ya se le cumplió.

5 comentarios:

yo dijo...

¿segura que hablaste por el celular y no por una de humita?

chongo-whatever dijo...

la fiesta estuvo muy buena. y ustedes autobombas estaban perrísimas de sexies.

Anónimo dijo...

no pude ir y lo lamento. me redimí con mi llamado de las 3? soy oto. y feliz cumple.

Rex dijo...

Debe ser el poder del anillo, que empezó a funcionar.
besos

autobombo dijo...

Chongo-whatever, el momento TOP de la noche fuiste vos tratando de DESCORCHAR la botella que tenía tapa a rosca!!! nunca lo olvidaremos, y gracias, gracias, por los elogios