lunes, mayo 15, 2006

La mujer rota (mañana de lunes)

Amanecer un poco ebria y tardar más de lo conveniente en descifrar qué día es. No saber cuándo la fiesta terminó pero recordar, por ejemplo, ese coqueteo con uno de 24 diciendo cosas del estilo "pero vos sos chiquito" (¡oh, por dios, por qué alguien no me calló a tiempo!). Comprobar que la casa está en ruinas y que reconstruirla va a ser imposible. Advertir la imaginación de los fumadores para tirar las colas de cigarrillos. Correr a la biblioteca antes de que un pedazo de torta encreme al Gran Meaulnes. Dejar todo así y salir a la calle. Confundir a un vecino de Once con Al Pacino y a una señora que pasea por Corrientes y Callao con Angélica Houston. Preguntarme por qué el tinto me hace alucinar a lo Hollywood. Acordarme de otras frases patéticas arrojadas al pequeño de 24. Y reírme. Y seguir un poco ebria.

4 comentarios:

bb dijo...

Debe habee sido una gran fiesta...maldición!

Molina dijo...

Alta fiesta, BB.

Y, nikita, el chiquito cómo reaccionó?

Nikita veterana dijo...

Mmmmmm, lo espanté? No lo sé...

la vida en pijamas dijo...

pobre casita, pero festejé groso; así ni me preocupa cumplir todos estos años.

y ya que estoy, gracias nikita y molina por sus bellos regalos.

besos,
n.