martes, abril 11, 2006

Haciendo jueguito

Me llega una mini pelota de fútbol de regalo. Sí, suelen llegarme regalos de todo tipo en mi calidad de mercenaria. La redacción se descontrola. Ellos se desesperan por demostrar habilidades y disimular limitaciones, yo corro y confirmo que no somos nada elegantes para esto, alguien se envalentona y patea contra una compañera sin piedad, otro grita que la quiere, dame la pelota, tirame la pelota, dale acá, acá, y arrodilla una pierna y pretende cabecear, yo vuelvo a correr con la pelota bajo el brazo, me convierto en rugbier y digo es mía, es mía, otro me la roba, la vuelve a patear. De prontro, un grito: "¡Nunca más traigan una pelota, nunca más, ¿no se dan cuenta de que no se puede trabajar con una pelota dando vueltas?". La guardé. Ahora hago mi trabajo con la mini pelota entre las piernas.

3 comentarios:

cibernauta en la cosmopista dijo...

¡que pelotudos!

Fan atenta dijo...

Un dibujito, una mini pelota, acaso tus entrevistados creen que eres una niña Nicoletta?

Anónimo dijo...

Trabajar con una pelota entre las piernas tiene una ventaja: es un buen método anticonceptivo