jueves, febrero 02, 2006

Quiero mi pequeño pony

Como te decía, me escapo del trabajo a las cinco de la tarde porque un jueves, a esta hora, el tráfico de influencias que me da de comer se olvida de mí por un rato. Acá estoy, en el cine, en la tercera fila, porque llegué cuando las luces estaban apagadas -odio eso- y por miedo a darle una apoyadita a un desconocido me fui bien adelante. Acá estoy, te decía, llorando como una recién nacida por esos dos cowboys que mueren de amor el uno por el otro y no se animan. De eso se trata. De morir de amor. Adoro llorar en el cine y después escribir cosas como estas, cosas cursis, digo.

1 comentario:

Chesee CAke dijo...

Que importante el pequeño Pony. YO tenía uno lila que recuperé hace poco, arrancándoselo de las manos a mi sobrina....