jueves, enero 12, 2006

Piropo II

Ella ve el charco y se acuerda de sus zapatitos nuevos. Entonces, recoge su pollera vaporosa y da un salto con la agilidad y gracia de vidas pasadas. De pronto, un grito atraviesa la calle Corrientes: "Carolinaaaaa, Carolinaaaa de Mónaco".

No hay comentarios.: