lunes, enero 02, 2006

Olhos de farol

Miro a mi vecino que me espía. Él sólo ve una parte de mi cuerpo: el hombro punzante, la cadera enredada, la pierna encogida. Hace unos meses que sólo queda eso de mí. Es que el cuerpo se me desintegra. Y lo ando juntando en partes. También me quedan los ojos, ojos de farol. Y esa canción que hace meses no que puedo escuchar. Estiro un brazo, el que me queda, y la pongo. Es una prueba: tal vez llore, tal vez no. La pongo. Y sigo espiando al vecino que me espía.

No hay comentarios.: