miércoles, septiembre 28, 2005

Hace dos días que ando con mareos. Después de escuchar diagnósticos alarmantes de mis compañeros de trabajo -que suelen ponerse tremendistas, especialmente en días de tedio- me meto en un Farmacity para tomarme la presión.
- Doce ocho, perfecto.
-Ah
-Pero tenés un poco de bradicardia.
(Dice Eduardo, estudiante de Farmacia -según leo en su cartelito mientras él se despacha con una explicación médica que me marea aún más).
-Y todo eso qué significa?
-Que el corazón te late más lento de lo normal.
-Ah

¿Se me estará aletargando?

domingo, septiembre 25, 2005

Enviada especial

Asunción, Paraguay, 4 am:
La ruleta es un invento maravilloso. "Paga 36". Otro whisky por favor, que vengo con suerte de debutante.

jueves, septiembre 22, 2005

Falsa alarma

Abro, (como hago 400 veces al día) mi casilla de hotmail. Casi parapléjica veo en la bandeja de entrada un mail del chico más lindo del mundo, que entrevisté hace varios meses y nunca volvió a contactarme. Yo siempre sospeché que un amor como el mío debía ser reciproco, y que alguna cuestión de fuerza mayor (novia) impedía que se lleve a cabo. ¡Pero ahi estaba el mail! y para colmo de males su asunto era:

Cuidate, beibi.

Ya demacrada de los nervios hago doble click y leo...

Era una cadena que reenviaba a todas sus conocidas mujeres con motivo de la reciente ley que sanciona que los anticonceptivos ahora serán gratuitos.

Sin palabras.
O una sola: malesemo.

Depois melhora

Betty se acomoda de cara al sol. Yo me quedo en musculosa y digo, como si fuera original, qué lindas se ven las cúpulas de Monserrat desde esta terraza. Pedimos nuestro almuerzo. Betty se vuelve a acomodar, yo hago una enumeración mental de las bikinis que tengo en el cajón, ella se queda pensando a qué lugar de Brasil podríamos huir.

-Nuestra vida no está tan mal, no?
-No, para nada.

Y seguimos tomando sol.

martes, septiembre 20, 2005

Some velvet morning

Hace tres días seguidos que escucho, en continuado, esta "pequeña" canción de Nancy Sinatra y Lee Hazlewood. Dios. Me tiene atrapada. Claro que luego sucede que de pronto, un día, volvemos a poner el tema y ya no nos produce nada. ¿Qué hay de "Must have been love", de Roxette y mis tardes marplatenses en las que pensaba que esos (¿suecos? ¿noruegos?) resumían todos mis no amores adolescentes? Y de "Ojalá", de Silvio Rodríguez, que me exaltaba y me volvía una soprano en medio de un fogón con olores hipones? ¿Y de "Love of my life", de Queen, que nos elevaba en esos fines de semana que con un par amigos loquitos decidíamos, por ejemplo, manejar hasta Zárate?
¿Esto también pasará?


Velvet Morning

some velvet morning when i'm strange
i'm gonna open up your gate
and maybe tell you about fedra
and how she gave me life
and how she made it in

some velvet morning when i'm strange
flowers growing on a hill
dragonflies and daffodil
learn from us verry much
look at us but do not touch
fedra is my name

Exceso de rubor

Hace un par de noches en The cloover, la moza me dijo que mi sello en el horóscopo maya es "Estrella entonada". Bastante lindo si pensamos que te puede salir "chancho con pelo" "hombre vegetal" o "perros garchando".
No me quedó muy claro si tiene que ver con el alcohol o no, pero lo que la chica me explicaba era eso de las estrellas. Siempre prendidas, todo el mundo las ve. No es lo óptimo que les agarre un ataque de vergüenza. Como me está pasando a mi en este momento. Porque lo admito: estoy con pánico escénico. Too much exposition. Y la excesiva libertad que podría otorgarme el blog, termino usándola en mi contra. No se qué escribir.
Campearé este momento, lo se, pero por ahora estoy en él. Asique... sigue tu nicoleta! Citame en tus textos siempre buenos, mientras yo me ruborizo frente al monitor. Y no escribo ni una letra. Y espero que se me pase pronto.

jueves, septiembre 15, 2005

Sabio consejo antilacrimógino

Qué nos pasa. Betty dice que cualquiera que la mire fijo en estos días es capaz de hacerla llorar. Si hasta lagrimeó cuando ese chico desconocido la frenó en medio de la calle y le dijo: "Sos la mujer más linda del mundo" (la shockeó lo de "mujer"). Yo le cuento que desde el domingo el llanto se me presenta en lugares insólitos: en el gimnasio, mientras acelero la cinta (cómo puede ser, si la semana pasada esa misma situación me hacía pensar "ups, qué ganas de tener sexo"); en el colectivo, mientras una señora me golpea con su paraguas chorreante; en la ducha, mientras trato de atajar todos los envases de cremas anti estrías, shampúes revitalizantes, desenredantes con manzanilla y demás, que de pronto empiezan a caer en efecto dominó...
-Tomate un Armonil -aconseja Betty-. Tiene baleriana y otras hierbas poderosas.
Creo que le voy a hacer caso. La chica de la propaganda se veía realmente bien con su Armonil. Todo sea por volver a un mundo feliz.

martes, septiembre 13, 2005

Hay equipo

Llego a la redacción y declaro: "Hoy puedo hablar de fútbol". No me prestan mucha atención. Entonces me despacho con un: "Y, este Aguerito es como un pequeño Maradona, al menos mide lo mismo, es un placer verlo en la cancha". Epa, mis compañeros me están escuhando. Sí, estoy hablando de fútbol. Me hago la canchera, porque también puedo largar un: "Es que con la altura de Frutos, como para no hacer goles de cabeza". Comentarios sin riesgo, pero dichos con seriedad. No es fácil que me acepten en ésta, una típica conversación de lunes. Y sigo: "Sí, si. Fui a la cancha". Claro que no les dije que en verdad, justo cuando Frutos metió el segundo gol, me había colgado mirando las pantorrillas de un defensor de Racing. No sé, hay algo en las pantorrillas de los jugadores de fútbol que me conmueve. Y que cuando Aguerito metió su golazo, me había ido un ratito, sólo un ratito, a tomar sol al pasillo -es que hacía un frío- mientras mi compañero de cancha inspeccionaba qué hamburguesa era menos sospechosa (se me había antojado cumplir con todos los rituales domingueros), o que cuando el árbitro cobró el primer penal, no sé por qué, yo estaba observando a un viejecito sin dientes que gritaba, detrás de mí: "Corran muertos, corran", y después tosía como un condenado. Sí, muchachos, un gran partido. Yo estuve ahí... por suerte la conversación de lunes no duró mucho más. Prefiero hablar de banderines. Por caso, ayer estrené un nuevo culotte.

jueves, septiembre 08, 2005

Réquiem

Ya no habrá Nicolino por Nicolini.

miércoles, septiembre 07, 2005

Cazadores

Salimos con mi roomate del subsuelo de Dr. Masón. Atravesamos el salón hacia la puerta. Una mesa de unos 14 chicos nos mira (los chicos, no la mesa). Estoy de espaldas, a punto de girar el picaporte, pero sé precisamente qué están mirando, lo siento: esa franja de piel que me queda al descubierto, entre la campera y la cintura del jean. Los ojos están clavados ahí. Me demoro para abrir la puerta, me gusta que me miren, que nos miren, pero en realidad quisiera saber: qué piensan, qué sienten, qué fantasean, si tan sólo en unos segundos vamos a desaparecer. Instinto de cazador, le dicen. Y yo corro como una liebre. O como una mujer que corre con lobos.

She's a little bit dangerous

-Decime qué te anda pasando.
-Quiero que me haga estudios de todo lo que se me pueda hacer. Quiero saber qué está sucediendo adentro de mi cuerpo, doctor. Como en "Viaje fantástico", ¿la vio?
-...
-Quiero saber por qué últimamente me agarra un cosquilleo casi eléctrico. Un cosquilleo que de pronto se me concentra en la punta de los dedos, me contrae la mano, me hace cerrar el puño, me incita a largar un recto de derecha, un cross a la mandíbula.
-...
-Justamente ayer soñé que ahorcaba a una enfermera porque usted no me atendía a tiempo. La tomaba del cuello, la revoleaba, su cabeza pegaba contra la pared. Y todos nos preguntábamos: ¿habrá muerto? Estoy segura de que la maté; la enfermera murió. Qué suerte que hoy no me hizo esperar.
-...
-Doctor, revíseme toda. Creo que soy peligrosa.

domingo, septiembre 04, 2005

Y otras cursilerías

"El amor es cuestión de coordinación: no sirve de nada encontrar a la persona indicada en el momento incorrecto".

Ok, yo también soy un tanto alérgica a la palabra amor en las frases célebres. Tiene gusto cursi, suena excesivamente endulzada.

Pero escuchárselo decir a Tony Leung en 2046 es así, maravilloso.

jueves, septiembre 01, 2005

Ars putética II

¿cómo sería convertirme
en la chica del calendario?
mamá se pasaría rezando
plegarias purificadoras
por esa niña perdida
que recitaba sus oraciones
con una mano en la almohada
y la otra entre las piernas.

(A propósito de una foto de Karina Jelinek posando para el mes de julio)