martes, diciembre 06, 2005

Working class heroine

Voy a confesarlo: soy una mercenaria. Trafico rostros, negocio influencias, boicoteo estrategias y despisto al marketing. Todo eso hago desde mi puesto de control. Así que me calzo los auriculares. Estoy a punto de comenzar con el trabajo sucio. Por suerte está Fiona Apple. Gritamos juntas: "No se preocupen por mí, que estoy maravillosamente bien".

No hay comentarios.: