miércoles, diciembre 21, 2005

Madrugada en el Once


Llegué a casa, me saqué los tobillos, me desabroché la cadera, alisé la cintura, me escondí de la luz y lloré dormida.

No hay comentarios.: