lunes, diciembre 19, 2005

Lo que se escucha un sábado a la tarde en un local de ropa de mujer

"Y le dije: siempre te voy a amar, sos el amor de mi vida y el padre de mis hijos. Nunca te voy a dejar de querer, te lo juro, nunca te voy a dejar de querer. Pero no podemos seguir juntos" (Morocha, veintipico, mientras le buscaba el precio -o el talle- a una campera de jean).

"Podés creer que me llamó después de una semana como si nada. Un caradura. Igual le dije que si quería, podíamos juntarnos para tomar un café" (Morocha bis, un poquito más de treinta, junto al perchero de las musculosas).

"Esperen, esperen, todavía no cuenten lo de ayer que quiero escuchar" (Castaña, teenager, ansiosa por que la maquinita le autorizara la tarjeta).

No hay comentarios.: