martes, diciembre 27, 2005

Así es el calor (II)

Tenía mis vacaciones en Río, mi compañera se bajó, le cedí el lugar a un amigo, me pidió sexo a cambio. Lo estoy pensando.

12 comentarios:

lowfirocker dijo...

mmmmmm, error

el sexo no se pide

se ejerce

la enmascarada dijo...

ay, pero qué le pasa!
dejálo y andá sola. Sabés la de negros que hay en Río...

Anónimo dijo...

¡histérica!

autobombo dijo...

Anónimo, para bardear hay que hacerse cargo. O sea, poner la firmita. Ahí sí, todos contentos, histéricas e histéricos.

Anónimo dijo...

Ufa, Nicole/Nicoleta, me encantaría una noche (¿o un día?) con vos...¡y no te exijo que me lleves a Rio! ¡Y tampoco te diría "reina"...
El caballero de la nieve y el sol

cheese cake dijo...

"caballero de la..." dioos, Tolkien también causa estragos en la blogósfera?
Por otra parte el otro día en una reunión de sumario, una compañera dijo querer hacer un dossier sobre el que, según su opinión, es el mejor director de cine vivo. Y después dijo este nombre: Peter Jackson. A veces la subjetividad es una enfermedad, no?

Chica-M. dijo...

QUEREMOS NOMBRES

Anónimo dijo...

Ay, cheese cake, irónic@ 2006, tu nick sí que de verdad hace estragos.
Bueno, Nicole/Nicoleta/FN, repito: yo no te exijo que me lleves a Río, e igual pasaría una noche con vos..
El caballero de la nieve y el sol...

cheese cake dijo...

Yo por lo menos no pretendo seducir a nadie con el mismo....

Nicoleta dijo...

No sé cómo se acepta/rechaza la oferta de un anónimo.

Anónimo dijo...

Sí, "cheese cake", se nota que con ese nick no pretendés seducir a nadie.
Nicoleta, tengo tu mail, si me animo te escribo...
El caballero de la nieve y el sol...

Cheese cake dijo...

Ay caballero, ¿podés dejar de polemizar conmigo? la verdad los nick me parecen una soberana pelotudez, y no creo que digan demasiado acerca de nadie. Hice un chiste porque estaba hasta la "coronilla" de Tolkien, CS Lewis y demás militantes del género fantástico, que era el tema sobre el que tenía que escribir. ¿Te gusta Nicoleta y te ofendí con mis pavadas? lo siento. Realmente. Olvidemos el asunto.
Y, por cierto, viva el realismo, carajo!