miércoles, octubre 19, 2005

Dudas matinales

-No sé si hacerme las tetas (De hacérmelas, no sé cuando. De hacérmelas ahora, no sé cuánto).

-No sé cómo conversar con los habladores cercanos (Si una retrocede, ellos avanzan. Si una se hace a un costado, ellos se emparejan. Como si la charla necesitara de una distancia específica para ser efectiva).

-No sé cómo hacer para que el vecino de enfrente no me espíe (si cierro las persianas, me ahogo. Si las dejo abiertas, me tengo que meter detrás de la puerta del ropero para cambiarme y no es fácil maniobrar metida en un ropero).

-No sé cómo decirles a los taxistas que escuchar un disco completo de Luis Miguel me hace bajar la presión (el tema es que la opción a Luis Miguel puede ser Christian Castro. Peligroso).

-No sé por qué algunos días me levanto tan triste y otros, loca de contenta.

-No sé por qué escribo estas cosas en un blog. No sé por qué tengo un blog.

5 comentarios:

bb dijo...

Lo tenes porque es algo lindo de nuestra amistad!

nicoleta dijo...

claro que sí, nena.

Anónimo dijo...

No te hagas ningún implante que ya no queda casi nada natural en este mundo. Besos misteriosos.
El que no es marplatense

selma blair dijo...

Qué se las haga, qué se las haga, qué se las haga!

Anónimo dijo...

Tengo tres soluciones a tu lista de problemas: 1) las tetas de siliconas son feas para tocarlas. Te las van a mirar, pero al toque da no sé qué.

2) Comprate un cortina, si no queres que te mire. Además a él le va a parecer más sexy ver cosas inentendibles tipo venus sin decodificador.

3)levantate algún lector del blog para justificar tener un blog.

Más no puedo hacer.

(soy Tito)