domingo, agosto 21, 2005

Lo que resulta de una noche de viernes

Conclusiones de un viernes 3 am en una mesa de chicas con infancia marplatense, ahora porteñas seducidas y abandonadas, que de tener una pistola a mano le hubieran dado a todo el restó palermitano con ganas. Hasta que, afortunadamente, surgió un tema más que amable y tranquilizador: ¿Por qué queremos tanto a los amigos con derecho a roce?

Un amigo con derecho a roce:

- Siempre llama en el momento oportuno ¿O siempre es oportuno que llame? (en este punto no logramos ponernos de acuerdo).
-Podemos llamarlo a cualquier hora, en cualquier momento, sin excusa (aunque lo hayamos freezado un par de meses) y él siempre estará dispuesto a escucharnos o a correr a tocarnos el timbre en medio de la lluvia si es necesario (con ese chocolate que tanto nos gusta en la mano).
-Para él siempre estamos maravillosas, aunque le abramos la puerta en jogging y pantuflas, con ojeras de tres días, y la primer frase de recibimiento sea: "Son todos iguales, siempre me rompen el corazón" (ahí es cuando él dice: "Sí, todos menos yo, que soy tu amigo y nunca te voy a hacer mal", y aprovecha para abrazarte mientras te acaricia la cabeza como "un amigo").
-Es capaz de escucharte por horas y horas cuán triste estás, de verte llorar como una condenada por ese otro que te rompió el corazón (no importa en este caso que se nos corra la pintura o se nos hinche la cara, para ellos la vulnerabilidad nos queda adorable). Total, sabe que quien se va a quedar a dormir es él.
-No se enoja si a la semana lo llamás para decirle que estás feliz porque conociste a alguien nuevo o que volviste con ese que te había roto el corazón. Él te dice: qué bueno, me alegro mucho. Y en verdad se alegra. Claro, sabe que siempre volverás a llamarlo.

4 comentarios:

Cheese cake dijo...

Tengo una duda, llamémosle ontológica, respecto del término: Un amigo con derecho a roce ¿Es un chongo al que le tomamos cariño o un no tan amigo devenido en chongo?
Porque no estaríamos hablando de ese "amigo de toda la vida"...

Me hago la canchera pero quiero amor dijo...

Creo que hay varias categorías y subcategorías. Habría que analizar cada caso en particular. Yo apuesto a que siempre algo de cariño haya, por lo menos para el abrazo post.

Cheese Cake dijo...

Odio el abrazo post! me parece una impostura cuando no es sincero y motivado.

ya no me hago tanto la canchera dijo...

Por eso, hace falta cariño... soy una romántica, las hermanas Bronte me pueden...