miércoles, agosto 10, 2005

Casualidades oníricas

Anoche soñé con Pedro. Mi primer amor platónico (no tengo edipo con mi padre) y mi primer jefe. Yo, 20 años, secretaria de estudio jurídico, digamos algo sui generis: una colgada, incapaz de pagar una cuenta a tiempo, incapaz de usar trajecitos color pastel, ¡pero tan simpática con los clientes! Él, 36 años, la antítesis del abogado: ex artesano, andaba en patas por el estudio, escribía cuentos y poemas, y me regalaba libros de Castaneda y de Galeano. Yo me la pasaba en su escritorio, escuchándolo. Fascinada.
Me despierto y escucho que mi roomate dice: "Está durmiendo, llamala en una hora".
Sí, era Pedro. Hace años que no nos vemos. Hace muchísimo que no hablamos. Ahora él tiene 41 y yo 26. Pero nada cambió demasiado. Creo.

2 comentarios:

BUSCANDO UN SEUDONIMO dijo...

CHAN!

lowfirocker dijo...

A mi pasa algo parecido con la jefa de mi jefa, o sea mi super jefa. No soy platónico, pero no este caso lo amerita: ella está casada, tiene más de 30 y yo, en el trabajo soy bastante tímido (estrategia de supervivencia). Tiene mucha seducción esta mujer, mucha personalidad, y lo mejor es simplemente mirarla brillar. faaaaaaaaaa