jueves, julio 07, 2005

Emanuelle cool

Me ofrecieron ser actriz porno (soft). Sí. Una de las tantas derivaciones del oficio periodístico (uno de una nota se puede ir con invitación a cenar, alguna noche de sexo, novio u ofreciemientos "porno soft"). La cuestión es que esta parejita me estaba mostrando sus videos eróticos filmados sólo con mujeres -una pelirroja con botas verdes que acariciaba un piano, una morocha que cocinaba en bolas, dos amigas que se enjabonaban en la bañera- y me contaban lo divertido que eran las filmaciones a lo "Cassavetes": alcohol, amigos, improvisaciones, estimulantes. Placer, sin más. Y se vé que puse cara de "a mí me encantaría probar" porque enseguida vino la pregunta: "¿No te gustría probar?". Y dije que sí. Sin dudar. ¡Dije que siiiiiiii! Claro que en medio de la charla deslicé algo de mi nuevo libro de poemas -hello, de eso se trata el autobombo- y me propusieron, además, usar algo de lo que escribo en la escena que en este momento deben estar ideando para mí (quiero botas negras, transparencias, rulos, rouge rojo rabioso, un caño y la música de flash dance). Ah! necesito nombre artístico! Propongan...

2 comentarios:

viernes crusoe dijo...

"Nadia Comaneci"

Concienzuda dijo...

la periodista que dio el mal paso